LA SALIDA DE SIRIO SOBRE LAS CRECIENTES AGUAS DEL NILO El Calendario Egipcio

Los egipcios fueron los primeros de todos los hombres que descubrieron el año, y decían que esto lo hallaron a partir de los astros.
Heródoto Historias II-4[1]

¿Qué seria de la humanidad sin la naturaleza? ¿Qué habría sido la antigua civilización egipcia sin el Nilo? Cómo el mismo Heródoto lo decía Egipto era un don del Nilo, un regalo de los dioses, y como mortales los egipcios debían documentar de manera metódica el instante en el que la naturaleza los proveía de vida; el instante de la crecida del Nilo. Desde los albores del Imperio, los sacerdotes egipcios registraban cuidadosamente el nivel de las aguas, que medían con los nilómetros, ya que el momento de la siembra o de la cosecha dependían de ello, y tras años de observaciones descubrieron que cada 365 días el ciclo se repetía.

Anterior a esto los egipcios crearon un calendario basado en las fases de la luna, donde el año tenía 354 días, con 12 ciclos lunares; pero con las observaciones de las crecidas del rio Nilo, crearon un calendario aún mas preciso, donde el año comenzaba en el momento en que la estrella Sotis(Sirio para nosotros) salía por el firmamento, anunciando la crecida de las aguas y el inicio de un nuevo año; este fenómeno se conoce como el orto helíaco de Sotis/Sirio.[2]

Orto_helíaco El orto helíaco de Sirio. Mediada la Primavera, Sirio reaparecía centelleando poco antes del amanecer en dirección Este (izquierda). El Sol, bajo el horizonte, y la estrella, rasante. A medida que el Sol se eleva y se aproxima el amanecer su luz va extinguiendo la de Sirio, que rápidamente desaparece (derecha). Este fenómeno tuvo en el Antiguo Egipto una trascendencia religiosa y astronómica de primera magnitud, de la que aún hoy somos herederos.[1]

Inicialmente el orto helíaco de Sirio coincidía con el solsticio de verano y el comienzo de las inundaciones. Sirio refulgiendo fugazmente, antes del amanecer, precediendo la salida del Sol y el río desbordándose, devolviendo la vida a la tierra reseca, tenían que ser una manifestación de influencia divina, imposible de obviar en una civilización como la egipcia.

Los egipcios pueden haber utilizado un calendario lunar con anterioridad, pero al descubrir sus irregularidades en relación al paso de las estaciones es probable que cambiaran a un calendario estacional, basando su inicio en la regular inundación anual del Nilo. La primera inundación registrada fue en la capital del antiguo imperio, Menfis, al mismo tiempo que el orto helíaco de Sirio; por lo que el año fue dividido en tres estaciones de carácter agrícola.

Inundación (finales del verano y otoño) Inundación ȝḫt Ajet.

Siembra (invierno y principio de la primavera) Siembra prt Peret.

Recolección (finales de la primavera y principio de verano) Recolección šmw Shemu[1].

Se han hecho innumerables investigaciones para descubrir el año exacto en el que se empezó a utilizar el calendario en el Imperio Egipcio, por lo que el desfase entre el calendario civil y el año trópico ha sido precisamente el punto de partida para determinar el momento en que se adopto el calendario civil; tomando como premisa que su inicio tuvo que ser en un año en el que el primer día coincidiera con la inundación. Al tratarse de un año de 365 días, el desfase es de 1⁄4 cada día, y por tanto la coincidencia entre el año civil y el orto helíaco de Sirio se daría cada 1460 años (esto es 365 por 4, lo que se conoce como ciclo sotíaco). Según escritos de Censorio, un gramático romano del siglo III, el I Akhet 1(primer día del año) coincidió con la salida de Sotis en 139 d.e.c, por lo que restando consecutivamente 1460 años(1 ciclo sotíaco) podemos saber que este hecho también se dio en 1322 a.e.c, en 2782 a.e.c y en 4242 a.e.c; por lo que la mayoría de los egiptólogos consideran que lo más probable es que el calendario civil se haya comenzado a implementar en una fecha cercana al 2800 a.e.c; a esto se le suma que en numerosos papiros se encuentran narraciones donde se le atribuía a Imhotep, ministro y arquitecto del faraón Djóser, la invención del calendario, lo que de nuevo nos sitúa a principios del tercer milenio[1].

Por lo tanto el calendario civil egipcio es conocido como uno de los primeros calendarios solares de la Historia; estaba en pleno uso en tiempos de Shepseskaf, el faraón de la dinastía IV, y se tienen evidencias de él en los Textos de las Pirámides de Saqqara — pirámides mucho más antiguas que las de Guiza -, en donde se habla de los días epagómenos y en el papiro Rhind, que dice que este calendario tenía 365 días. Estaba dividido en 12 meses de 30 días cada uno, que a su vez se dividían en tres períodos de 10 días. Al final del último mes de cada año se añadían los cinco días epagómenos que faltaban para completar los 365 días del año solar, dedicados al nacimiento de las cinco deidades más importantes del antiguo Egipto: Osiris, Horus, Seth, Isis y Neftis.

Debido a que el calendario civil no contaba con el cuarto de día que tiene en exceso el año solar astronómico, cada cuatro años se perdía un día, por lo que se convirtió en un “calendario errante”, donde los fenómenos astronómicos periódicamente fijos vagaban por los meses del calendario. Este desfase de tiempo causaba que las fiestas de alguna estación se celebrasen en una distinta, así las fiestas de verano se celebraban en invierno cada 730 años y las celebraciones del orto helíaco de Sirio ocurrían un día diferente cada cuatro años. En el año 238 a.e.c se reunieron en Canopus, en el templo de los dioses Evergetas, los jefes de los sacerdotes-sabios, conocidos como los hierográmatas y otros líderes religiosos del antiguo Egipto para reformar el calendario; su objetivo era encontrar una manera para que el primer día del año coincidiera siempre con el amanecer del orto helíaco, y que Venus, asociado a la diosa Isis, a la cual se le celebraba el inicio del año civil, mantuviera su posición en el calendario; por lo que decidieron aceptar que cada cuatro años, éste tendría 366 días, el cual se llamaría día de los Evergetas, pero los recelos de los sacerdotes de las diferentes regiones del imperio impidieron que esta reforma se llevara a cabo[1].

Durante gran parte de la historia del antiguo Egipto, los meses del año no tenían nombres individuales, sino que eran numerados a partir de las tres estaciones agrícolas; pero a partir del Imperio Medio, cada mes empezó a tener su propio nombre, los cuales sufrieron tanto variaciones en las fechas exactas del inicio, como en los propios nombres. Los nombres definitivos se acuñaron en el Imperio Nuevo, los cuales dieron ocasión a los nombres helenizados que fueron usados en la cronología de Claudio Ptolomeo en su Almagesto y por otros astrónomos de la antigüedad.

Con la introducción del “Calendario alejandrino” por Cesar Augusto en 26-25 a.e.c., se incluyó definitivamente el sexto de los días epagómenos por primera vez en el año 22 a.e.c. La adopción de esta medida casi detuvo el corrimiento del primer día del año, el 1 de Thoth, con respecto a las estaciones del año, dejándolo en el 29 de agosto del calendario juliano excepto en el año juliano anterior al bisiesto, cuando el sexto día epagómeno del año ocupaba el día 29 de agosto juliano, desplazando el primero de Thoth al 30 de agosto[1].

Diapositiva1

Así mismo el propio calendario tenía sus unidades de tiempo, que eran calculados por medio del sechat(seṯȝt, un reloj de sol portátil), el reloj de agua (clepsidra) y el merjet para conocer las horas nocturnas[3]:

Unidades de tiempo

El calendario egipcio no sólo ha sido la base de nuestro calendario actual, sino que ha jugado un papel fundamental en la determinación de las fechas de reinados de diversos faraones, ya que con la cronología estelar tallada en las fechas de los distintos calendarios de los templos se puede deducir que faraón reinó en dicho tiempo: Por ejemplo, dos inscripciones de los reinados de Sesostris III (dinastía XII) y Ramsés II (dinastía XIX) permiten datar los Imperios Medio y Nuevo, respectivamente. La primera de ellas reza: «Te informo de que la salida de Sirio [peret sopdet] tendrá lugar allí en IV peret 16», mientras que la segunda dice: «Año 52, segundo mes de peret, día 27 en la Casa de Ramsés Meriamón, o Piramsés, novilunio [psedjentyu]»[4].

Siguiendo esta datación, los egipcios empleaban normalmente un criterio particular para describir las fechas:

  • los años se solían contar desde la llegada al trono del faraón reinante;
  • escribían el símbolo correspondiente al año, el mes, la estación o el día, acompañados del número cardinal, en ese orden;
  • y añadían los epítetos y títulos del faraón reinante.

Datación de Fechas

Los cual reza: El año 22, segundo mes de peret, día 23, bajo la majestad del rey del Alto y Bajo Egipto Menjeperra (Tutmosis III)[1].

El calendario civil seguiría siendo el oficial en Egipto hasta la conquista romana, momento en que fue sustituido por el calendario alejandrino, casi idéntico pero con un día adicional o epagómeno cada cuatro años. En el año 46 a.e.c., Julio César adaptó este calendario egipcio y es el que estuvo en vigor en Europa hasta la reforma gregoriana del papa Gregorio XIII, en 1582[4].

FUENTES:

[1]. CALENDARIO EGIPCIO. https://es.wikipedia.org/wiki/Calendario_egipcio

[2]. ASTRONOMÍA EN EL ANTIGUO EGIPTO. https://josevicentediaz.com/2015/10/11/astronomia-en-el-antiguo- egipto/

[3]. https://es.wikipedia.org/wiki/Unidades_de_medida_en_el_Antiguo_Egipt o#Unidades_de_tiempo

[4]. La astronomía en Egipto, el origen del calendario. http://www.nationalgeographic.com.es/historia/grandes-reportajes/la- astronomia-en-egipto_7198/4

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s