Anotaciones sobre la trascendencia teórica y social de la evolución estelar.

 

La evolución estelar es un área de la astronomía y la astrofísica que intenta dar cuenta de los orígenes y el devenir de los cuerpos celestes tomando como fundamento las interacciones entre partículas elementales.

evolucic3b3n-estelar-3Imagen tomada de startres.net.

Se constituye como un área bien definida, es decir, que es capaz de sostenerse por medio del análisis matemático de los sucesos “naturales” y por la construcción en forma de red (como es común en las ciencias naturales), de sus fundamentos teóricos sobre los aconteceres celestes. Dicho de otro modo, la evolución estelar se constituye como una construcción social gracias a la recopilación e intersección de datos e hipótesis que se  traducen en nuevos conocimientos que la enriquecen cada vez más.

Una forma de ilustrar lo anteriormente dicho es por medio del diagrama de Hertzprung-Rusell (uno de los pilares de esta teoría), gracias al cual podemos dar cuenta de un sistema estructurado para designar categorías a las estrellas con base en su temporalidad.  La forma de llegar a estos resultados es, por lo general, realizando una correlación matemática entre variables como la luminosidad y el radio con variables como la temperatura superficial o la masa.  Cabe recordar que existen otro tipo de variables y de formas de obtener información acerca de ellas, tal es el caso de los muestreos directos (muestras de corteza terrestre, viento solar, rocas lunares, meteoritos, rayos cósmicos) o indirectos (estimaciones espectroscópicas de estrellas, nebulosas gaseosas).

Como resultado de todo este esfuerzo creativo y conectivo se han podido extender por el mundo afirmaciones resonantes, como es el caso de la afirmación de que “en un cuerpo celeste se da origen a elementos específicos de la tabla periódica dependiendo de su temporalidad”, o la muy poética “en las estrellas se fabrica el mundo por medio de reacciones nucleares”.

Si bien su mera fundamentación matemática y científica podría considerarse una justificación suficiente para que en la actualidad esta rama del conocimiento goce de gran protagonismo, lo cierto es que existen varias otras razones que hacen que la evolución estelar juegue un papel de gran importancia en la astronomía moderna.  No se reduce simplemente  al estudio de variables y la forma en que se relacionan, no reduce a la amplia gama de preguntas que pueden subyacer dentro de esta teoría, como  las inmersas en los estudios de las nebulosas planetarias, donde actualmente se están analizando estrellas centrales, abundancias químicas, morfologías, campos magnéticos, poblaciones estelares y dinámica galáctica. Tampoco se reduce a que se ha convertido en un campo de conocimiento donde múltiples disciplinas se encuentran involucradas, como es el caso de la física nuclear, la física de partículas elementales, la espectroscopía atómica y molecular, la geoquímica.

Es importante tener conciencia de lo trascendentales que resultan estos conocimientos y estas afirmaciones, de la explicita intención de entender el origen de las cosas… la teoría de la evolución estelar en si misma tiene gran relevancia en el pensamiento filosófico actual, pues no hay que restar importancia a esta intención de contribuir a la generación de conocimiento alrededor de una de las preguntas fundamentales del ser humano. Por esto mismo, la teoría de la evolución estelar está pues, necesariamente cargada de una constante “reflexión sobre lo mutable e inmutable” y sobre el significado que adquieren estas palabras al ser permeadas por nuestra forma de percibir el tiempo y el espacio, por nuestra forma de entendernos y “crearnos” a nosotros mismos en el universo. La teoría estelar nos obligado a encara nuestra percepción de lo eterno y fijo del cielo y ha situado como fuerza creadora a la mecánica: son las contracciones gravitatorias de la materia de las nebulosas, la eterna relación entre la disminución de volumen y el aumento de energía interna lo que genera energía térmica, lo que genera el origen.

20100907elpepivin_3.jpg

Imagen tomada del blog de Filosofemos…

Todo lo dicho juega un papel trascendental en la forma en la que socialmente se percibe a la teoría de la evolución estelar y no sería descabellado afirmar que en general, se le mira casi como a algo perfecto. Pero resulta más que apropiado preguntarse si esta teoría que todo lo abarca, tiene la misma fuerza a la hora de sostenerse en términos lógicos, epistemológicos y de método científico.

Este acercamiento requiere, como dicen por ahí, una reflexión “tan ancha como larga”, esta es una reflexión inabarcable para estas notas. Sin embargo es factible revolver un poco el agua mencionando que si bien en la actualidad la evolución estelar es entendida dentro de la categoría de teoría, es decir, es una hipótesis con un fuerte soporte tanto teórico como experimental y que se ha sostenido en el tiempo sin ser falseada; han sido muchos los críticos que han llegado a considerar a la evolución estelar dentro de la gama de “teorías vaporosas” del que hacer científico pos-moderno. En pocas palabras ponen en entre dicho su estatus de teoría y creen que no merece el prestigio del que goza.

Uno de los puntos que han generado controversia es la forma en la que se usan los datos de modelamiento de evolución de estrellas y la forma en la que estos son transmitidos por el gremio científico. Este caso podría bien incluirse dentro de lo que denuncia Steve Woolgar como “fenómeno de ocultación” en el cual se genera una creencia en un mundo “autosubsistente” que no es más que un círculo vicioso de generación de datos y su uso de forma acomodada para ver lo que queremos ver. Dentro de su reflexión jemplifica las cinco fases que componen este fenómeno por medio de la neutrinoastronomía, donde para él, en muchos casos “sólo se cuenta con registros dispares, con cálculos que no cuadran” y donde lo importante es dar soporte a la hipótesis de la posible existencia de un objeto.  También hace mención de que por motivos de aceptación e interpretación social el objeto empieza a adquirir la condición de antecedente, invirtiéndose la relación entre los documentos y el objeto dando como resultado que se generalice el pensamiento de que el objeto “siempre ha estado ahí” cuando en realidad es una mera hipótesis su existencia y por ende su capacidad de estar.

Por otro lado muchos otros autores hacen una fuerte crítica a la asimetría que existe entre la capacidad predictiva y la capacidad tecnológica  y el papel de ambas a la hora de juzgar la objetividad de una teoría. Dentro de esta disyuntiva se juzga la gran capacidad tecnológica vs la poca capacidad predictiva que posee la evolución estelar, concluyendo que es la primera y no la segunda quien tiene más peso y la que hace que sea aceptada como una teoría verdadera.

math07

Imagen tomada de techcrunch.com

Para saber más:

Alan D. Sokal, Thomas S. Kuhn y la epistemología postmoderna. Eugenio Moya Cantero – 2000 – Revista de filosofía (Chile) 23 (2):169-194.

Sepúlveda Soto Alonso, Bases de Astrofísica/ Alonso Sepúlveda Soto.-Medellín: Editorial Universidad de Antioquia, 2013.

Zijlstra, Albert. (2015). Planetary nebulae in 2014: A review of research. Revista Mexicana de Astronomia y Astrofisica. 51.

Imágenes tomadas de:

http://www.startres.net/tierno-diagrama-de-la-evolucion-estelar/

http://profemarisamolina.blogspot.com/2010/09/la-pregunta-por-el-origen.html

https://techcrunch.com/2014/05/04/is-formal-game-design-valuable/

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s