Cráteres Lunares: ¿cómo se forman?

A lo largo de los años y desde que la historia del hombre empezó, éste ha tenido la certeza de que al ocultarse el Sol, un nuevo astro lo acompañará en la oscuridad. La Luna, nuestro único satélite natural, ha sido siempre objeto de observación, estudio y análisis de primera mano con el universo, siendo siempre de particular interés para los humanos debido a su cercanía con la Tierra.  Tal fascinación por la Luna, ha llevado a la humanidad a tener todo un cumulo de conocimientos sobre la misma, en especial de sus cráteres. Los cráteres Lunares han sido objeto de estudio durante siglos por diferentes científicos, quienes se preguntaban como se formaban y por lo cuál se plantearon diferentes hipótesis al respecto. La hipótesis mas aceptada ha sido la de “Impacto”. Por lo que en este escrito, plantearé de forma breve en que consiste la formación de cráteres por impacto, además de por qué los cráteres de la Luna permanecen a pesar del tiempo.

La Luna es el satélite natural de la Tierra y a diferencia de otras lunas, como las de Marte o Saturno que tienen otros nombres, el nombre propio de la nuestra se nombra en mayúscula (Luna), en vez de minúscula (luna). La Luna se encuentra a 384.400 km y tiene un tamaño de 1.737 km en comparación con los 6.378 km de la Tierra.

luna

Cortesía: moon.nasa.gov 

“Si la Tierra tuviera el tamaño de un centavo, la luna sería tan grande como un grano de café (…) 30 planetas del tamaño de la Tierra podrían caber entre la Tierra y la Luna.” (moon.nasa.gov)

La Luna tiene un período de rotación y órbita igual, siendo este de de 27.32 días terrestres, yendo a una velocidad de rotación igual a la de Tierra, por lo que siempre vemos la misma “cara” de la Luna.

Cráteres lunares.

La formación de cráteres lunares, ha resultado en el debate de múltiples hipótesis que tratan de explicar como se forman estas marcas en la superficie Lunar, que a la vez han alterado su morfología.  La hipótesis de la burbuja, la hipótesis mareal, la hipótesis volcánica, han sido defendidas a lo largo de la historia como las originarias de los cráteres y demás formaciones lunares. No obstante, ha sido la hipótesis de impacto la que mejor explica la creación de los cráteres, siendo también la más aceptada en la comunidad científica.  Fue Alfred Wegener (1880-1930) reconocido meteorólogo alemán, quién a partir de una serie de experimentos y observaciones, problematizo las hipótesis que explicaban el origen de los cráteres lunares, llegando a la conclusión experimental de por qué la hipótesis de impacto es la más acertada.

La hipótesis de impacto, como la proponen Jens Ormö y Oriol Oms  en “La formación de cráteres de impacto. Un proceso fundamental en el Sistema Solar”, es un proceso de tres  etapas el cual inicia cuando un objeto cósmico, de una masa determinada y una velocidad cósmica (km/s), impacta una superficie liberando energía cinética, desencadenando todo el proceso de formación de cráteres. Cabe aclarar que Ormö y Oms soportaron la hipótesis en base a evidencia de cráteres en la tierra, ésta se puede superponer, a través de lo observado ,en  la formación de cráteres de otros astros del Sistema Solar como lo son la Luna y Marte.

 

etapas

Cortesía: Jens Ormö y Oriol Oms. 

Las etapas de formación de cráteres de impacto son:

ETAPA DE CONTACTO  Y COMPRESIÓN: Es cuando se da el contacto del proyectil (objeto cósmico) con la superficie impactada, y éste a su vez libera toda la energía cinética que trae consigo,  generando unas ondas de choque que se propagan tanto en la superficie impactada, como en el proyectil, pudiendo incluso hasta vaporizarlo en el proceso. Al momento del contacto, la superficie impactada absorbe toda la energía cinética que le deposita el proyectil y la expande en forma de ondas de choque, calor y presión.

ETAPA DE EXCAVACIÓN: La energía transferida a la superficie impactada, empieza a expandirse al exterior y hacia arriba de la misma, empezando así el crecimiento del cráter. Al irse expandiendo, las ondas de choque van pulverizando la superficie y los materiales a su paso, pero en el mismo proceso de expansión, la onda se va debilitando a medida que impacta un volumen cada vez mayor de materiales, por lo que en la pérdida de energía lo que hace es empezar a desplazar el material en relación radial con el punto de impacto. Adicional a esto, las ondas que se proyectan hacia arriba, se encuentran con material acelerado por el choque, generando ondas de rarefacción que ejercen una presión del material de arriba hacia abajo, provocando así que el material sea excavado en forma de eyección.  El proceso de excavación hasta que las ondas de choque y rarefacción no sean lo suficientemente fuertes como para seguir desplazando el material. Al ir menguando la fuerza de las ondas, se crea lo que es un cráter o cuenco transitorio, dando paso a la siguiente etapa.

ETAPA DE MODIFICACIÓN: El proceso de modificación del cráter empieza en el momento que las ondas dejan de ejercer su fuerza en el material impactado. Aunque se podría suponer que ese sería su fin, en realidad, la modificación del cráter continúa debido otros procesos como: geológicos, erosión, sedimentación, etc; hasta que el cráter desaparezca por completo. El entorno planetario del cráter es sumamente importante en esta etapa, en tanto no es lo mismo la modificación de un cráter  en la Tierra, como lo es en la Luna o Marte.

crateres

Cortesía: NASA/GSFC/Arizona State University

Teniendo en cuenta lo anterior, es importante plantear por que en la Luna sus cráteres permanecen en el tiempo, en comparación con la Tierra, que poco rastro tiene de ellos, a pesar de tener una fuerza de atracción mayor de objetos cósmicos.

Los cráteres en la Luna no desaparecen ya que ésta, a diferencia de la Tierra, no tiene una atmósfera lo necesariamente gruesa como para debilitar el ingreso de un objeto cósmico a su superficie; esto también explica la carencia de procesos de erosión en la superficie lunar, por lo que casi nada borra las marcas que se dan en la Luna. Además, la Luna carece de placas tectonicas, por lo que no ocurre un desplazamiento desde adentro de su masa que mueva las rocas de su superficie, fijando y fortaleciendo los cráteres que se forman . Finalmente, la Luna no posee volcanes, por lo que no hay erupciones volcánicas que cubran con magma los impactos de su superficie.

Para saber más… 

-About the Moon. Earth’s Moon.

Recuperado de: https://moon.nasa.gov/about/in-depth/

-Ormö, J & Oms, O.La formación de cráteres de impacto.Un proceso fundamental en el Sistema Solar. Enseñanzas de las ciencias de la tierra, 2013.

Recuperado de : https://www.raco.cat/index.php/ECT/article/viewFile/283938/371865

-Wegener, A.(1921).El origen de los cráteres lunares. Enseñanzas de la ciencias de la tierra, 2017.

Recuperado de: https://www.raco.cat/index.php/ECT/article/viewFile/328888/419484

-Why does the Moon have craters? Nasa space planet.

Recuperado de: https://spaceplace.nasa.gov/craters/en/

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s