Hombres, Dioses y estrellas

Desde el inicio de los tiempos, mucho antes de que se construyeran las primeras pirámides o de que Roma fuera Roma, los hombres más antiguos ya miraban al cielo y se preguntaban sobre lo que era o lo que había en ese espacio misterioso e inalcanzable de la naturaleza.
Poco a poco, con la observación detenida del cielo se empezaron a detectar los primeros patrones y las primeras pistas que ayudarían a los hombre a ir creando su propia idea de lo que allí había, estos patrones les permitían guiarse y ubicarse, pero también representaban ese mismo intento humano por comprender y explicar las cosas que ocurrían a su alrededor, esto fue permitiendo la creación de mitos que buscaban no sólo razonar sino también aclarar todas las incógnitas. El cielo al ser algo permanentemente visible pero intocable representaba un límite, y un espacio que los antiguos ancestros reservaron para los dioses, considerándolo un lugar sagrado; así, se dieron las primeras especulaciones que dieron pie a varios mitos; en estos relatos los hombres se permitieron dar rienda suelta a su imaginación, pues nadie contaba con algo seguro. Otra forma de tratar de explicar lo hasta el momento inexplicable fue unirlo a objetos que el hombre veía en la cotidianidad o a las grandes hazañas que los mayores contaban a los más pequeños, historias de cómo hombres más antiguos que ellos poblaron y vivieron en esas tierras, hombres honorables que luchaban contra el mal. Una forma de recordar las historias, pero al mismo tiempo de tratar de explicar los misterios del cielo fue unir todas las aventuras de estos héroes a las diferentes figuras que con imaginación formaban en el cielo, guiándose con las diferentes estrellas que se observaban en el firmamento; estos cuentos que fueron transmitidos de forma oral durante siglos, de generación en generación no sólo les brindaba una explicación del mundo si no que les daba un sentido de este.

3952464687_20296d6087_o1

https://proyectointegradomates.webnode.es/news/astronomia-en-la-antiguedad/

En su momento el mundo parecía más caótico e irracional de lo que en realidad es, pues todo parecía hecho al azar; la naturaleza en sí era caos y el hombre en su afán por sobrevivir empezó a encontrar formas de moldear y domesticarla de acuerdo a sus necesidades. Una de las formas que encontró de adaptar su entorno fue mediante la clasificación de las cosas, y el firmamento no estaba exento de eso; hoy en día sabemos que aunque todas las estrellas parecen estar en un mismo plano en realidad se encuentran a distancias muy grandes, unas incluso se encuentran a millones de años luz de otras y que las figuras que armamos con ellas no son más que un intento de crear algún tipo de patrón y de orden entre estas. Esta es la razón por la cual el cielo fue considerado sagrado pues parecía perfecto e inquebrantable a simple vista, siempre en orden, los objetos que en él se encontraban seguían el mismo patrón, algo así en un mundo caótico tenía sólo una explicación, era la casa de los dioses, lugar al que ningún mortal podía acceder.
Este no sólo fue el inicio de los nombres de varias de las constelaciones que aún hoy seguimos viendo y nombrando de la misma manera; así también fue naciendo la conciencia y la idea de varios eventos astronómicos. Hay que aclarar que son demasiadas las culturas que crearon sus propios mitos sobre el cielo, pero por ahora solo hablaremos de una que supo marcar la historia no solo de su región si no del mundo entero, la griega, y haremos énfasis en una constelación que ha sido relacionada con miles de sucesos y construcciones antiguas, todo esto, teniendo en cuenta no solo el mito sino también una mirada actual que nos permite ver el evento astronómico de una forma mucho más completa, racional y científica, contrastando así las dos visiones del mismo “objeto”.

¿Qué es una constelación?

Según los términos actuales se puede decir que una constelación es una determinada región del cielo que divide la esfera celeste y que es reconocida internacionalmente, esta región es considerada generalmente inmutable; en estas zonas se encuentran asterismos, que son conjuntos de estrellas fácilmente reconocibles que vistos desde la tierra parecen alineadas y que gracias a la conciencia del hombre pueden adquirir cierta forma que es relacionada con objetos terrestres, o personajes mitológicos. Hay que tener en cuenta que cada asterismo por ser construido o idealizado gracias a la mente humana puede variar su forma o su nombre según el observador y su cultura, un ejemplo claro para explicar esto es Orión, mientras los griegos le daban este nombre y lo relacionaban con un cazador, al otro lado del Mar Mediterráneo, los egipcios lo conocían como Sahu, identificada como una figura humana gigante y así es el caso de muchas otras culturas.
Es importante saber que actualmente los nombres, las historias y los asterismos que casi todos conocemos y aceptamos (principalmente en el mundo occidental) son las constelaciones que fueron mencionadas e idealizadas por los griegos, esto con las constelaciones del norte, ya que era la porción de cielo que ellos por su posición geográfica observaban. Las constelaciones que actualmente vemos en el sur fueron nombradas más recientemente pues fueron observadas y catalogadas luego de los viajes marítimos que los europeos realizaron en la zona sur del planeta. Es destacable que sea poca o casi nula la aceptación de la influencia y los estudios astronómicos realizados por los indígenas americanos en el tema, ya que estos también le dedicaban mucho tiempo al estudio de los fenómenos astronómicos y a la observación del cielo.

Orión en la mitología.

https://www.constelaciones.info/wp-content/uploads/2015/12/orion2. jpg

Orión es el nombre dado por los griegos a una de las constelaciones más destacadas del cielo en ambos hemisferios de la Tierra; esta representa en la mitología a un enorme guerrero y aunque existen diferentes mitos al respecto, varios lo describen como hijo del dios del mar Poseidón y la inmortal Euríale la mayor de las tres gorgonas (a la que le siguen Esteno y la única mortal, Medusa). La historia cuenta cómo este gigante al viajar a la isla de Quíos se enamora de la hija del rey Enope (hijo del dios del vino Dionisio), este por evitar el matrimonio entre el cazador y su hermosa hija Mérope decide asignarle una serie de misiones que cumplir para hacerlo digno merecedor de la mano de su hija; las tareas consistían en librar a la isla de los diferentes peligros que la acechaban, Orión confiado en la palabra del rey aceptó la condición y poco a poco fue acabando con cada una de las amenazas y cuando considero que la isla estaba a salvo volvió por lo prometido pero Enope se negó rotundamente a aceptar la propuesta de matrimonio por lo cual Orión se enfureció tanto que al anochecer entró en el cuarto de la joven Mérope e intentó violarla. Al escuchar el estruendo los guardias entraron en la habitación y capturaron al gigante, el rey como castigo por tan grande ofensa ordenó que le sacaran los ojos y los tiraran al mar. Tiempo después con el consejo de un oráculo Orión viajó al oriente donde Helios le ayudaría a recuperar su vista; agradecido por el acto volvió a su oficio de cazador en el cual se hizo gran amigo de la Diosa Artemisa, diosa de la caza, pero Orión no aprendiendo de sus experiencias pasadas; cometió el error de enamorarse de la diosa y de intentar seducirla y violarla a pesar de conocer su promesa de castidad para la eternidad, la diosa ofendida y totalmente furiosa con el cazador lanzó sobre él un enorme escorpión gigante que lo persiguió empedernidamente hasta lograr atraparlo y provocarle la muerte.
Zeus tomando en cuenta que Orión era hijo de su hermano Poseidón decidió ponerlo para la posteridad en el cielo, pero así mismo decidió que este nunca se libraría de su destino y puso al escorpión en el cielo también, por eso mientras Orión huye y se oculta en el cielo por un lado, la constelación de Scorpio sale por el otro, convirtiéndolo en una persecución eterna.
En otra historia se cuenta como Orión acosa y persigue a las Pléyades, hijas de Atlas, el titán que carga al mundo en sus hombros, por eso en el cielo todavía parece que mientras Orión persigue a las pléyades se oculta de su asesino el escorpión.

IMAGEN 1 http://2.bp.blogspot.com/MYqSzZIiIVA/VYa3CaLr0UI/AAAAAAAAFxg/oQii6POLHUA/s320/0a60bed14c2e4dbcd65c65ce6c55fb2b.jpg

lu

IMAGEN 2

Orión, una vista un poco más científica y racional

https://ichef.bbci.co.uk/news/624/cpsprodpb/6586/production/_92409952_hi036326396. jpg

Hoy en día sabemos que el cielo no es el hogar de los dioses como los antiguos hombres pensaban, y mucho menos que las estrellas están ordenadas específicamente para representar algún hecho mitológico, y que sólo es la construcción de una necesidad y un impulso del hombre por tratar de ordenar y entender su entorno. Y aunque ahora se ve de una forma más racional la ciencia de las astronomía. La aceptación y la utilización de estas ideas antiguas nos es realmente útil, ya que permiten conocer y ubicarnos en el cielo como lo hacían nuestros ancestros hace millones de años no sólo como forma de entretenimiento sino también como forma de supervivencia.
Orión es una de las constelaciones más fáciles de ubicar en el cielo y es visible durante el invierno en el hemisferio norte. Esta constelación es de fácil reconocimiento ya que cuenta con tres estrellas aparentemente muy cercanas entre sí que se ubican en su centro, estas también conocidas en países suramericanos como “los tres reyes magos” , “las tres cabritas” o “las tres Marías” por la época del año en la que aparecen, esto permiten a los observadores ubicarla rápidamente. Entre las constelaciones cercanas a esta se encuentran: Tauro y su cúmulo de las Pléyades, .Auriga, Geminis, Can menor, Capricornio y Can mayor.
Orión se ubica en una ascensión recta más o menos entre 4 h 43m y 6 h 25m, con declinación entre -10° y 13° (otras fuentes como Wikipedia la ubican entre -10° y 22° – https://es.wikipedia.org/wiki/Ori%C3%B3n_(constelaci%C3%B3n) )

Clasificación y reconocimiento de sus estrellas principales.

Esta constelación cuenta con estrellas muy brillantes, las dos que más destacan son Betelgeuse y Rigel, también consideradas como dos de las diez estrellas más brillantes del cielo.
BETELGEUSE o -α Orionis: Es una estrella de tipo Supergigante roja, su color rojizo se debe a las bajas temperaturas de su superficie, se estima está más o menos a unos 3.000 grados Kelvin, es una estrella avanzada que se estima ya ha pasado la etapa más importante de su vida, agotando el combustible de su núcleo que hizo que aumentara considerablemente su tamaño hasta quedar en las condiciones que actualmente la conocemos.
Magnitud: 0,5

RIGEL o -β Orionis: Es una Supergigante blanco- azulada, es la estrella más brillante de la constelación con una temperatura en su superficie de 11.500 grados Kelvin, tiene la masa de 18 masas solares, es una estrella de avanzada evolución, las estrellas de esta masa terminan en una explosión de Supernova.
Magnitud: 0,12

BELLATRIX o -γ Orionis: Es una Supergigante azul, es la tercera estrella más brillante de la constelación con una temperatura en su superficie de 21.500 grados Kelvin, su luminosidad es unas 6.400 veces mayor que la solar. Se estima que en unos millones de años se convierta en una supergigante naranja.
Magnitud: 1,64

Cinturón de Orión, Los tres reyes magos o las tres Marías.

MINTAKA o -δ Orionis: Es una estrella múltiple y su nombre deriva de la palabra Árabe para describir cinturón, de magnitud +2,23.

ALNILAM o -ε Orionis: La estrella más brillante del cinturón de Orión, es una supergigante azul de magnitud 1,7.

ALNITAK o -ζ Orionis: La estrella situada más al sur del cinturón, es un sistem estelar triple, en donde la estrella principal del sistema Alnitak A es una estrella binaria. El sistema estelar tiene una magnitud de 1,89.

Otros objetos percibibles en la constelación.
La constelación además contiene varios objetos Messier, tres en total, que son:
M42 o mejor conocida como la nebulosa de Orión, situada al sur del cinturón, es considerada como una de las nebulosas más brillantes que se ven en el cielo, esta es visible a simple vista y posee un diámetro de más o menos 24 años luz, esta aparece en varios textos antiguos con el nombre de Ensis, que significa espada y es asociada con la espada que lleva el cazador.
M43 conocida también como la nebulosa de Mairan, cerca a la M42 separadas solo por un filamento de polvo.
M78 es una nebulosa de reflexión que refleja la energía de una o más estrellas cercanas.

Biografía y webgrafía

Portilla Barbosa, José Gregorio. Elementos de astronomía de posición. 2001
Observatorio astronómico nacional. Astronomía para todos. 2000

Enlaces de interés

https://es.wikipedia.org/wiki/Ori%C3%B3n_(constelaci%C3%B3n)

https://es.wikipedia.org/wiki/Ori%C3%B3n_(mitolog%C3%ADa)

http://recursosenelcarmen.blogspot.com/2015/06/orion-y-de-escorpion.html

https://www.turismodeestrellas.com/cuando-puede-verse-la-constelacion-de-orion

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s