Las constelaciones y su influencia bajo la bóveda celeste

La humanidad, en su insaciable necesidad de explicar el mundo que habita, ha recurrido a inventar grandes historias sobre una amplia cantidad de fenómenos físicos, químicos, biológicos, sociales, etc. Los cuales ocurren en la vastedad de este pequeño planeta y del infinito espacio que lo circunda. A partir de simples observaciones y de razonamientos puramente proposicionales, las civilizaciones más antiguas empezaron a elaborar hipótesis -algunas más complejas y elaboradas que otras- que intentaban explicar dichos fenómenos, pero que en últimas instancias caían bajo el concepto de relativismo, haciendo referencia a aquellos conceptos que solo tienen validez dependiendo de los diferentes marcos de referencia. Es así, como en diferentes culturas se empiezan a dar diferentes explicaciones de un mismo suceso.

Quizás, por la razón antes expuesta se vuelve complejo responder a la pregunta de cuál es la época y ubicación geográfica exacta del origen de las constelaciones, ya que las diferentes culturas empezaron a plasmar sus creencias más arraigadas -en especial las religiosas- en la bóveda celeste que se movía por encima de sus cabezas. Por lo tanto, el cielo se empezó a deificar en cada rincón del mundo que fuera ocupado por alguna civilización.

Si bien, las “constelaciones antiguas” se atribuyen principalmente a los griegos y a los egipcios, gracias a los trabajos hechos por Ptolomeo, los cuales fueron depositados en su famoso libro “El almagesto” (en el que catalogó un millar de estrellas que estaban contenidas en 48 constelaciones), se ha podido demostrar gracias a investigaciones arqueológicas que desde hace más de 17000 años los patrones de estrellas correspondientes a las Pléyades y a las Híades eran representados en las paredes de un sistema de cavernas en el sur de Francia. ¿Acaso esta fue la primera alegoría no solo de estos cúmulos estelares sino de las estrellas en general? Es difícil saberlo, lo que sí es cierto es que no tuvieron lugar en la Mesopotamia de hace 6000 años, ni en la Grecia de hace 2000.

Las constelaciones en la antigüedad

Entre las “constelaciones antiguas”, se destacan la constelación de Orión (quizá la más famosa de toda la bóveda celeste) y las 12 constelaciones del zodiaco.
No obstante, además de las constelaciones antiguas, que actualmente hacen parte de las 88 constelaciones adoptadas por la Unión Astronómica Internacional, se fueron desarrollando otros sistemas de clasificación de los agrupamientos estelares, los cuales evolucionaron de una forma paralela a la clasificación griega. Uno de estos sistemas tuvo su origen en china, el cual a grandes rasgos está dividido en tres recintos (ubicados en el polo norte celeste) y 28 mansiones que están distribuidas a lo largo de la eclíptica (línea aparentemente curva desde la tierra por donde se mueve el sol a lo largo del año), los cuales se dividen en 283 asterismos, a los que se suman 23 asterismos pertenecientes al hemisferio sur (agregados en el sigo XVI), para un total de 306 asterismos.

Constelaciones chinas

Constelaciones chinas. Tomado de: http://elobservatoriu.blogspot.com/2012/04/constelacion-constellatio.html

Incluso en el nuevo mundo, específicamente en Sudamérica  se desarrolló un sistema de clasificación similar.  Las “constelaciones incas” estaban divididas en constelaciones estelares y constelaciones oscuras. Las constelaciones estelares, también llamadas brillantes eran compuestas en ocasiones por una sola estrella de magnitud brillante, mientras que las constelaciones oscuras estaban constituidas principalmente de polvo y gas interestelar. Algunas de las constelaciones brillantes más notables: -Sirio = Willka Wara (Estrella sagrada). -Aldebarán = Chuchu Qoyllur (Estrella que va al centro). -Orión = Hatun Chakana (La chakana grande).

Ocelotl_Jaguar

Citlalocélotl (El jaguar). Tomado de: http://lasconstelacionessusansuarez.blogspot.com/2016/06/constelaciones-incas-los-astronomos-de.html

Por otra parte, los aztecas desarrollaron un sistema de clasificación con más de 30 constelaciones, entre las que destaca “Citlalocélotl (El jaguar)”, que representaría la Osa Mayor en las “constelaciones antiguas”.

Desde que se originaron las “constelaciones antiguas” empezaron a tener aplicaciones bastante prácticas para diferentes comunidades, ya que su posición en la bóveda celeste o su aparición en determinada época indicaban ciertos sucesos en la región, los cuales presentaban patrones cíclicos a lo largo de los años, como la llegada de las estaciones o las épocas de cosecha. Por ejemplo, la constelación de Tauro señala el inicio de la primavera. Por otra parte, la constelación de Leo anuncia la llegada de las épocas calurosas, mientras que Escorpión anuncia el otoño. La constelación del Can mayor era adorada por lo egipcios ya que anunciaba las crecidas del Rio Nilo, el cual aportaba suelo fértil y que posteriormente sería aprovechado para sembrar los cultivos.  Además, servían como guía para los navegantes marinos, por ejemplo, la Osa mayor se usaba para distinguir el norte, de la misma forma que lo hacía la Osa menor, ya que contiene a la estrella Polaris. Así como Casiopea, que emula la función de la Osa mayor cuando ésta última se encuentra oculta bajo el horizonte.
A pesar de todo, estas simples aplicaciones han caído en desuso gracias a la llegada de las nuevas tecnologías.

Las constelaciones en la época reciente

En la época reciente se han usado para tratar de definir la identidad nacional o regional (sentimiento de pertenencia de una colectividad) ya que varias de las figuras que se forman en el cielo fueron adoptadas como representativas de las banderas de varios países o regiones de éstos.

Bandera de brasil

Bandera de Brasil. Tomado de: Tomado de: https://es.wikipedia.org/wiki/Bandera_de_Brasil#/media/

Entre los casos más notables está la bandera de Alaska, la cual tiene las estrellas más representativas de la constelación de la Osa mayor y la estrella polar sobre un fondo azul. Por otra parte, Brasil hizo lo propio con su bandera, en la que se aprecian 27 estrellas, las cuales representan a los 27 estados del país y que a la vez representan las constelaciones del Can mayor, Escorpión, La cruz del sur y estrellas como Proción, Spica y Canopus. Este conjunto de estrellas representa el cielo del 15 de noviembre de 1889 en Rio de Janeiro, fecha en que se dio inicio a la época republicana de ese país.

800px-Brazil_flag_stars.svg

Bandera de Brasil. Tomado de: https://es.wikipedia.org/wiki/Bandera_de_Brasil#/media/File:Brazil_flag_stars.svg

Bandera de australia

Bandera de Australia. Disponible en: Tomado de: https://es.wikipedia.org/wiki/Bandera_de_Australia#/media/

Por otro lado, la cruz del sur aparece en varias banderas de diferentes países, y siempre lo hace en aquellos que se encuentran en el hemisferio sur, por obvias razones. Entre los países que tienen como representación a la cruz del sur en sus banderas están Australia, Nueva Zelanda, Papúa Nueva Guinea y Samoa. Y también está presente en banderas regionales como la de la Tierra del fuego en Argentina y la Región de Magallanes y de la Antártica Chilena.


¿Cómo cambian las constelaciones?

Como se mencionó anteriormente, las constelaciones no son siempre visibles a lo largo del año, debido principalmente al fenómeno de traslación de la tierra. No obstante, hay un proceso mucho más gradual que hace que las constelaciones cambien a lo largo del tiempo. Las estrellas de las constelaciones se mueven alrededor de la galaxia, algunas viajan en grupo y otras viajan completamente solitarias mientras orbitan el centro galáctico. Las más cercanas al centro viajan más lento, mientras que las que están más lejos viajan más rápido, pero sea cual sea la estrella tardará millones de años en dar una sola vuelta a la galaxia. En miles de años, la forma de las constelaciones cambiará notoriamente debido a este proceso, en algunas el cambio será muy abrupto, mientras que en otras apenas pasará desapercibido, y todo dependerá de su distancia al sistema solar y de la velocidad a la que viaje a través de la galaxia.

Constelaciones en 99999

La bóveda celeste desde Medellín, en el año 99999

En el año 99999 es de apreciar que algunas de las constelaciones se han superpuesto unas a otras y se han deformado a tal punto que se vuelven irreconocibles. Quizá en ese futuro remoto haya que modificar los sentimientos patrióticos conforme cambian las estrellas.
En la constelación de Orión se ve una pequeña deformación de su escudo, sin embargo, aún es reconocible. Por otra parte, las constelaciones del Can mayor y Geminis habrán sufrido una gran variación, debido principalmente al movimiento a través de la bóveda celeste de las estrellas Sirio y Pollux, respectivamente.

Para saber más:

– Constelación. Constellatio. Disponible en: http://elobservatoriu.blogspot.com/2012/04/constelacion-constellatio.html
– Constelaciones. Disponible en: https://es.wikipedia.org/wiki/Constelaci%C3%B3n
– Constellation Names. Disponible en: http://www.constellation-guide.com/constellation-names/
– Origin of the Constellations. Disponible en: https://www.iau.org/public/themes/constellations/

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s