¿estamos solos?

Estas es quizá una de las preguntas que más nos hacemos los seres humanos, sobre todo en la comunidad científica. Ahora bien, pese a que no está comprobado como tal, me atrevo a inclinarme hacia el lado negativo en la respuesta de esta gran pregunta (es decir que no, no estamos solos en el universo). En la edad media se creía que los seres humanos éramos una creación de un ser supremo, únicos en el universo y que éramos el centro de este, es más, hoy en día sigue en pie esta creencia, un poco más débil que antes, pero persiste en algunas personas, sobre todo de vocación religiosa. En el año 1548 nació Giordano Bruno, este personaje pensó alguna vez en la vida fuera de nuestro planeta, pero fue condenado a morir en la hoguera en el año 1600 por decir que nuestro sol, no era más que otra estrella como las miles que observábamos en el firmamento, y que había una infinidad de mundos como el nuestro rodeando tales estrellas. (Este solo es un caso de otros varios que se han registrado a lo largo de la historia de la humanidad)

Hoy en día se estima que hay del orden de 100.000.000.000 a 200.000.000.000 de estrellas solo en nuestra galaxia y más o menos 200.000.000.000 de galaxias en el universo OBSERVABLE o por lo menos esto es lo que se puede deducir con base a las fotografías tomadas por el telescopio Hubble.

                              Fotografía del telescopio Hubble a una porción de las galaxias observables en 1995.  https://www.nasa.gov/mission_pages/hubble/main/index.html

Esto me recuerda a una frase muy común entre los astrónomos: “hay más estrellas en el universo que granos de arena en todas las playas de nuestro planeta.” Y si por lo menos el 20% de estas estrellas son sistemas planetarios como nuestro sistema solar…bueno, analicen un poco y se los  dejo a su criterio. No obstante, les doy otro dato curioso: científicos como Frank Drake y Carl Sagan​, pensaban lo siguiente: “se estima que en el peor de los casos, los planetas fuera del sistemas solar (exoplanetas) en el universo conocido serían unos 100 millones de millones… incluso con una baja estimación de planetas como el nuestro que pueden desarrollar vida, y vida inteligente… ¿como vamos a estar solo?” El científico antes mencionado Frank Drake, desarrolló una ecuación para estimar el número de civilizaciones que podría haber en nuestra galaxia (N=​ R* ​X​ f​p​ ​X​ n​e X ​f​l X ​f​i X ​f​c X​ L)

SIENDO N = Número de civilizaciones tecnológicamente avanzadas.

R = Es el número de estrellas que nacen en nuestra galaxia cada año y duran lo suficiente como para poder desarrollar vida.

f​p​ = La fracción de esas estrellas que tienen sistemas planetarios.

n​e​ = es el número de esos planetas situados en la ecosfera, esto es, en la zona idónea para la vida.

f​l​ = La fracción de esos planetas donde se desarrolla vida.

f​i​ = La fracción de esos planetas donde se desarrolla la inteligencia.

f​c​ = La fracción de esos planetas capaces de comunicarse mediante señales de radio.

L= La fracción de tiempo de vida del planeta durante la cual vive la civilización.

Aunque esta ecuación tuvo muchas críticas, al final fue aceptada por los científicos dada la importancia de los caracteres que en ella residen, los resultados de esta ecuación sorprendieron a los astrónomos, puesto que oscilaban entre 0 y 4.594 civilizaciones extraterrestres solo en nuestra galaxia, siendo o el mínimo número posible en cada carácter de la ecuación. Afirmaba entonces Frank Drake que deberían haber como mínimo una decena de civilizaciones rondando nuestra galaxia. Pero si es así ¿por qué no sabemos nada de estas civilizaciones aún? ¿Dónde están todos? Esta pregunta hace alusión a la famosa paradoja de Fermi. Enrico Fermi fue un físico italiano, este hombre de las primeras décadas del siglo XX cuestionó alguna vez la vida alienígena preguntándose dónde estaban todas aquellas civilizaciones que se suponían que existían. A raíz de esto se desarrollaron una serie de teorías: Una de ellas por ejemplo, es que existen, pero los seres humanos no somos conscientes de ello. Una analogía famosa para explicar esta teoría es la interacción de los seres humanos con las hormigas: a pesar de que somos capaces de destruirlas e influimos regularmente en su sociedad, estas no son conscientes de nuestra existencia, ven nuestra influencia como algo más perteneciente a mundo natural. De esta misma forma podrían estar influyendo otras civilizaciones sobre nosotros sin que seamos consciente de ello. Otra respuesta es que existen, pero no quieren ser detectadas. Otra dice que existen, se comunican, pero no tenemos la tecnología suficiente para captar sus señales.

Y así hay otras varias teorías e hipótesis con bastante lógica, pero una de las más respetadas por los científicos es la famosa teoría de “el gran filtro” El gran filtro de la vida. El gran filtro de la vida es un argumento propuesto en 1996 por el profesor Robín Hanson. plantea que hay una línea en el proceso de la evolución que la vida no puede superar como se muestra en la siguiente ilustración.

Resultado de imagen para el gran filtro de la vida

Entonces… ¿esto quiere decir que no sabemos nada de ellos simplemente porque no existen? Pues no necesariamente ya que a partir de esta teoría se derivan otra serie de hipótesis que veremos a continuación.

● Toda civilización llega a un punto en el que se destruye a sí misma.

● Toda civilización llega a un punto en el que los recursos finitos impiden el desarrollo exponencial de la civilización.

● Algún cataclismo acaba con la vida en el planea antes de que esta logre salir.

Estas teorías e hipótesis parecen ser desalentadoras, lo sé. no obstante, parece haber un consenso en la comunidad científica de que no estamos solos en el universo, por eso nacieron programas como el SETI (​Search for ExtraTerrestrial Intelligence). Impulsado por los mismos científicos antes mencionados (​Frank Drake y Carl Sagan) pero todo esto viene desarrollándose desde hace muy poco tiempo para acá, no hace ni un siglo que comenzamos a escuchar el universo, sólo hasta 1972 lanzamos la primera sonda encargada de llevar un mensaje por todo el universo avisando que estamos aquí, esta fue llamada Pioneer 10, la cual fue precedida por otras 3: la Pioneer 11 en 1973, la Boyager 1 y la Boyager 2 en 1977 (son las más lejana de nuestro planeta actualmente) y hace solo 9 años que pusimos a nuestro satélite Kepler en órbita, encargado de buscar exoplanetas con potencial para la vida, sin embargo este ya ha encontrado más de 2.000 exoplanetas.

Somos una especie primitiva, apenas estamos empezando a descubrir las leyes que rigen nuestro universo y quizá mañana descubramos ese pequeño fragmento, esa prueba que nos hace falta para confirmar que no estamos solos en el universo.

 

Juan Camilo Ríos Torres

 

Fuentes: páginas relacionadas y de interés

·​ ​ ​http://www.astromia.com

·​ ​ ​http://www.cosmonoticias.org

·​ ​ ​http://astrojem.com

·​ ​ ​https://actualidad.rt.com

 ·​ https://www.nasa.gov/

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s