AMANECE EN EL SISTEMA SOLAR

1 de noviembre de 2018: la sonda espacial Dawn de NASA no vuelve a comunicarse con Tierra.

Dawn o “Amanecer” se estaba quedando sin el combustible de hidracina desde el mes de Julio, el cual le permitía orientarse hacia la Tierra para establecer comunicación y recargar sus paneles solares. 

Lanzada el 27 de Septiembre de 2007, Dawn comenzó su viaje de descubrimientos hacia Ceres y Vesta situados en el cinturón de Asteroides, dos mundos que podrían dar respuesta a cómo el agua es fundamental en la evolución de los planetas. Ellos frenaron su crecimiento debido a la influencia gravitacional de Júpiter y hoy son los protoplanetas más masivos. Nos dan un vistazo a los primeros momentos del sistema solar y permiten el estudio de los bloques de construcción con los cuales se formaron los planetas terrestres [1]. El objetivo final de Dawn estaba claro: la pregunta a cuales han sido los procesos que nos han llevado a ser el planeta Tierra y la razón por la cual los distintos mundos en el sistema solar tomaron caminos tan diferentes, es la que nos ha inquietado desde que comenzamos a entender cuál es realmente nuestra posición en el cosmos.

¿De hielo o de roca?

PIA15678

(4) VESTA. Crédito: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA . https://photojournal.jpl.nasa.gov/catalog/PIA15678

Dos mundos, dos destinos cercanos en el sistema solar, que discrepan mucho en su composición. Vesta es seca y principalmente hecha de rocas magnetizadas, y Ceres, hecha de hielo y con presencia de procesos hidrológicos, son el puente para el estudio del sistema solar interior rocoso y el exterior helado. 

La historia nos cuenta que en 1807, Heinrich W. Olbers descubre un objeto al que llamó como la diosa del hogar en la tradición romana: Vesta y en Julio 9 de 2011, Dawn confirma allí su llegada. Este asteroide representa el 8% de la masa del cinturón de Asteroides, el cuerpo principal de los meteoritos HED howardita-eucrita-diogenita.

Después de estudiar el cuerpo por varios meses y a pesar de que Dawn no encontró cuerpos de agua directamente, hay signos de minerales hidratados sobre su superficie, probablemente exógenos, que provienen del polvo y otros meteoritos ricos en carbono que colisionaron lo suficientemente lento como para preservar su contenido. Por otro lado, rocas que colisionan a altas velocidades convierten, con el calor generado, el hidrógeno unido a los materiales en agua, la cual se evapora y moldea la superficie del asteroide [2]. Además, Vesta presenta una especie de anillo de color alrededor de la superficie del ecuador gracias a evaporación de materiales volátiles. Por las medidas de su campo gravitacional, Vesta cuentan con un núcleo de hierro y una corteza basáltica, estos resultados muestran que experimentó un derretimiento global, lo cual es evidencia de que la diferenciación es común en la historia de los planetesimales que se condensaron antes del periodo de calentamiento producido por el decaimiento de elementos radiactivos [3].

PIA20182

CERES. Crédito: NASA/JPL-CalTech/UCLA/MPS/DLR/IDA:  Photojournal: PIA20182

Pero eso no es todo, este asteroide parece ser un lugar de extremos. Cuando se tomaron los datos sobre una cuenca de su hemisferio sur, se encontró que medía más de 500 km de diámetro y 19 km de profundidad, una altura comparable con la del Monte Olimpo en Marte, la montaña más alta del sistema solar [4]. Grandes cañones que rodean el ecuador del asteroide muestran grandes impactos que pudieron estar a punto de destruirla, y los cuales pueden llegar a medir hasta 4 km de profundidad, compitiendo así con el Gran cañón en los Estados Unidos. Considerando que se trata de un cuerpo del tamaño de la distancia de Medellín a Pasto, su topografía es desafiante, parece peligroso aventurarse a caminar por allí… aunque, su campo gravitacional es 45 veces menor que en la Tierra y caer a un abismo podría resultar bastante extraño.

PIA15510_hires

Concepto artístico de la estructura interna de Vesta. Núcleo de hierro de 110 Km, manto y corteza. Crédito: NASA/JPL-Caltech: https://dawn.jpl.nasa.gov/multimedia/images/image-detail.html?id=PIA15510

Marzo 6 del 2015: Dawn llega al planeta enano Ceres y en su primer vistazo devela una superficie homogénea y oscura; sin embargo contenía un detalle más, sobre su superficie se observaron unos puntos brillantes que llevaron a pensar a aficionados y la comunidad científica, quienes propusieron que eran desde criovolcanes hasta asentamientos extraterrestres.

Desde 2012 el Observatorio espacial Herschel daba evidencias de vapor de agua en el planeta enano. Por otro lado, Ceres representa el 35% de la masa del cinturón de asteroides, pero las mediciones de su densidad indican que debe de estar compuesto en un 25% de hielo de agua en forma de una capa envuelta por un manto rocoso [5]. El interés por Ceres comienza cuando  Giuseppe Piazzi lo vio por su telescopio en 1801, 45 años antes que Neptuno, y fue el primer objeto descubierto en el cinturón de asteroides,  clasificándose como un planeta en ese entonces. Desde la lejanía el objeto de 940 Km de diámetro se revelaba sencillo, pero Dawn mostró que era un poco más complicado… 

No solo las migraciones aplican para los animales en la Tierra, Ceres parece ser un migrante del sistema solar, comenzando su vida más allá de la órbita de Júpiter, donde existen condiciones de muy bajas temperaturas para condensar y así encontrar amoniaco en su superficie.

PIA22660

Concepto artístico del interior de Ceres. La capa más interna es el manto y está compuesta por rocas hidratadas o arcillas.Crédito: NASA/JPL-Caltech [4]

Tanto el Sol como los elementos radiactivos que se incorporaron en su formación son fuente de calor y por lo tanto es posible que aun se pueda encontrar líquido salobre bajo su superficie. Sin embargo, dado que su corteza es una mezcla de hielo, sales y minerales formadores de rocas parece que en su pasado hubiese tenido un océano [4]. Dawn por lo tanto refuerza la idea que las lunas heladas de los planetas exteriores y los planetas enanos en su pasado o en el presente mismo, han contenido océanos que han sido cruciales en su evolución y moldeado lo que vemos hoy.

Pero allí no termina de sorprendernos. En la región del cráter Ernutet se encontraron abundantes sustancias orgánicas que a pesar de que se pueden formar por procesos no biológicos son el sustrato para la vida, entre ellas está la molécula alifática, que consiste en cadenas de carbono e hidrógeno. Los científicos de la misión proponen que estos provienen del interior, que se formaron en su océano.

dawn-pia22485-16

Una de las ultimas imágenes del cráter Occator en Ceres junto con sus puntos brillantes, crédito: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA

¿Y los puntos brillantes?

Mientras más se acercaba Dawn a Ceres y mapeaba su superficie, el misterio se iba esclareciendo. Hoy día se llaman fáculas, la mayor de ellas se encuentra en el Cráter Occator y resultaron ser depósitos de carbonatos y otras sales. Esta cantidad de sales precisamente pueden explicar la evidencia de actividad geológica en varias zonas, a pesar de que su pequeño tamaño habría hecho que se congelara rápidamente en el pasado, el punto de congelación del agua disminuye en presencia de estas sales y por lo tanto puede mantenerse líquida. Entre los posibles lugares donde se puede encontrar es debajo de la montaña de 5 Km Ahuna Mons, que se sugiere se formó como un criovolcán [4].

Ahora, la sonda Dawn permanecerá en órbita alrededor del planeta enano Ceres por al menos 20 o 50 años. Desde nuestra posición en la Tierra esos pequeños puntos en el firmamento que se mueven en el oscuro fondo del espacio parecen idealizaciones de lo que conocemos, nos reflejamos en ellos en un intento de comprenderlos. Ahora, es nuestro amanecer, cuando nos aventuramos a convertir aquellos pequeños píxeles en mundos complejos, que cuentan historias, que nos revelan secretos sobre nuestro nacimiento y con la ciencia, buscamos en la naturaleza lo que nos ha hecho lo que somos.

opo1033atom_caldwell_3

Imagen de Vesta y Ceres desde el Telescopio espacial Hubble antes de la Misión Dawn. Crédito: Tom Caldwell & the ESA/ESO/NASA Photoshop FITS Liberator. NASA, ESA, and J.-Y. Li (University of Maryland, College Park), and L. McFadden (NASA GSFC)

Para saber más:

[1] Jet propulsion laboratory. Mission Objetives: https://dawn.jpl.nasa.gov/mission/objectives.html

[2] Jet propulsion laboratory. Dawn Sees Hydrated Minerals on Giant Asteroid. SEPTEMBER 20, 2012: https://dawn.jpl.nasa.gov/news/news-detail.html?id=3525

[3] Jet propulsion laboratory.Vesta. https://dawn.jpl.nasa.gov/science/vesta.html

[4] Jet propulsion laboratory. What We Learned from Dawn.https://dawn.jpl.nasa.gov/mission/toolkit/

[5] Marc Rayman. Ceres’ Curiosities: The Mysterious World Comes Into View. DECEMBER 29, 2014. https://www.jpl.nasa.gov/blog/2014/12/ceres-curiosities-the-mysterious-world-comes-into-view

 

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s