El Calendario, No solo Días.

“Medir el tiempo ha sido siempre una de nuestras pasiones y nuestros errores nos han hecho festejar la llegada de la primavera en pleno invierno.”

Mariano Real Pérez.

En el siguiente apartado señalaremos algunas particularidades referentes a la medida del tiempo partiendo del calendario, quien ha sido el elemento de pauta en el devenir de la humanidad, siendo determinante en aspectos políticos, religiosos míticos y científicos, estableciéndose como sistema de control, los primeros pasos para medir el tiempo quizá determinaron la capacidad de supervivencia de los ancestros humanos quienes al observar su entorno comprendieron la importancia de este al realizar actividades de su cotidianidad.

El calendario materia de ciencia, decisión política o religiosa.

Este primer momento esta relacionado con las unidades de medidas básicas como lo son la noche el día, el ciclo lunar y solar, lo cual les permitió conocer cuáles eran más aptos para la búsqueda de alimentos, cambiar de lugar de residencia, cazar y recolectar semillas, generando la identificación de las estaciones como tiempos naturales de medida, por lo tanto la creación de este “concepto cíclico del tiempo, asociado a fenómenos naturales o astronómicos y susceptible de ser medido y dividido en unidades, que permite situar acontecimientos ocurridos en el pasado y proyectar actividades futuras, es compartido por todas las culturas.” (C. de Toro y Llaca, 1999) y sociedades en su paso temporal.

Este paso por el tiempo de la mano del desarrollo de las sociedades y las distintas culturas a generado diversas contradicciones pues desde los calendarios primitivos asta los desarrollados por religiosos, científicos y políticos han tenido “dos aspectos. Uno “técnico”, que está basado en principios matemáticos y astronómicos, para fecharla datación de sucesos tales como el movimiento del sol o de la luna. El otro es el “diplomático”, ya que los elementos cronológicos forman parte de un documento, y a la diplomática le corresponde interpretar la data (del participio latino “datum”) o la fecha” (Galende Diaz, 1999).

Surgiendo del segundo el calendario, en el caso particular de occidente desarrollado en roma, un aspecto importante entorno al ejercicio político en la medida del tiempo es “el nombre “calendario” deriva del verbo calo, llamar a reunión, ya que en las calendae se pagaban las deudas y se denominaba calendarius al registro de los vencimientos.” (C de Toro, 1999) de Suma importancia en la administración del estado y la recolección de los bines utilizados en las actividades litúrgicas.

En la antigua Mesopotamia o región del levante las sociedades que allí se establecieron dejan evidencia de los calendarios lunisolares desarrollados, con anterioridad o a la par del calendario occidental que comienza con, Numa Pompilio en el siglo VIII y VII a.c el cual intenta ajustar la llegada de las estaciones con sus meses correspondientes, anterior a este se señala la existencia del año de 10 meses realizado por Rómulo en la creencia tradicional romana, por lo tanto “desde su origen, en las civilizaciones del Próximo y Lejano Oriente, del antiguo Mediterráneo y aún en las de América precolombina, los calendarios han sido establecidos sobre la base del desplazamiento aparente del Sol, de la Luna, de los planetas o de las estrellas sobre la esfera celeste. Con un sentido, en general, profundamente religioso, “(C. de Toro,1999)

A esta realidad del pensamiento religiosos se le suma el poder político pues “El predominio creciente del modelo político occidental desde los primeros siglos de nuestra era, ha impuesto el cómputo temporal del calendario cristiano, que es utilizado actualmente de forma casi universal, dado que las reformas de este calendario han surgido de intereses gubernamentales convirtiendo al calendario en una institución de control a pesar de sus diversos errores, pues  “Esta unidad de tiempo, de 365.25 días, fijada en el año 238 a.e por decreto de Tolomeo Euergetes, ha perdurado hasta nuestros días debido a que Julio Cesar se dejó aconsejar por un astrónomo egipcio, Sosígenes, cuando efectuó la reforma del calendario en el año 46 antes de nuestra era.(C. de Toro) modificado nuevamente “En el año 1582 el papa Gregorio XIII emitió una bula por la que se reformaba el calendario ideado por Julio César en el año 46 a. C.”(W. Segura González, 2012) esta reforma discutía particularmente la llegada de la fecha de la pascua en un tiempo distinto al de la primavera el cual alteraba esta celebración que estaba señalada al menos desde el siglo IV.

En contradicción con esta particularidad en la medida del tiempo ay un aspecto técnico del pensamiento clásico y es que “Por el contrario, la percepción de un tiempo absoluto, que fluye homogénea y uniformemente independiente de la dinámica del Universo, según la idea clásica, no es inherente al ser humano.” (C. de Toro). Por lo que establece unidades de medida a partir de las dinámicas de su entorno, desde sus realidades físicas cercanas y su observación, que le permite plantear una serie de determinantes par definir la medida de del tiempo que en relación con sus puntos de referencia genera una problemática profunda con respecto a la medida del tiempo técnico, dado que las determinaciones políticas o diplomáticas en acostumbrado bordear las cifras en periodos exactos, pretendiendo abandonar el universos por unos segundos.

movimientos de la Luna

Fuente: AstroMia.com

Esta problemática, respecto a la datación de los sucesos y periodos, la llegada precisa de las estaciones, para el desarrollo de las siembras y las cosechas, o el cambio del tiempo, las direcciones del viento o cambio de la marea para la navegación, dependen de la correlación de un tiempo determinado, en el que difícilmente aciertan los aspectos técnicos con los diplomáticos, dado que día diplomático surge a partir de una fecha fija en un día de 24 horas, en un tiempo técnico de “365d 5h 48m 46s” entonces el computo divisible nos deja un margen de 5h 48m 46s, en el tiempo diplomático, que difiere del tiempo técnico de un día sidéreo que se define como el período de rotación medio con referencia a las estrellas, es decir, 23 horas 56 minutos y 4,091 segundos de tiempo solar medio, que es el intervalo entre dos mediodías sucesivos sobre el mismo meridiano con una duración distinta según la época del año, debido a la variación de la velocidad de la Tierra en su órbita, donde la media aproximada dura 24 horas 3 minutos y 56,555 segundos de tiempo sidéreo medio, si bien esta media se ve afectada por la interacción de la tierra con respecto al sol y la luna, esta interacción no varía más allá de 2 mili segundos siendo impredecible día a día pero que en un cómputo divisible nos permitiría precisar los cambios atmosféricos, las dinámicas del núcleo terrestre, en relación con la posición de la tierra en determinada época, el cambio de las corrientes en los océanos, las variaciones del clima, útiles a la navegación, la agricultura y la investigación como ejes fundamentales del desarrollo humano.

En conclusión, con referencia al calendario actual extendido por occidente que se adopta para la reforma de julio Cesar, de 365.25 días es adoptada del calendario solar egipcio y en términos de la humanidad “una mitología sucedió a otra. Con cada nueva ola de conquistadores”(Mauricio Puerta, 1993) y perduraron aquellas que eran común a todas las sociedades, perpetuando en el tiempo los referentes a partir de los que medimos nuestro tiempo, el sol, la luna y las estrellas, con una profunda oposición de aquellos que aun se aferran a creencias míticas, siendo fervientes opositores a una división más lógica y racional como la planteada por Achelis, en la década de los 30, el “World Calendar Association presidida por Elisabeth Achelis que propugnó dos proyectos: o bien un calendario tradicional de 12 meses, de los que 8 tienen 30 días y el resto 31, divididos en cuatro trimestres de 91 días (13 semanas cada uno), u otro de 13 meses de 28 días, también distribuidos en 4 trimestres de 91 días.”(Galende Díaz 1999) En ambas opciones una determinada fecha caería siempre el mismo día de la semana, y es que éste es el principal problema u obstáculo que se le imputa además de la oscilación entre 28 y 31 días de los distintos meses, a el calendario Gregoriano, pero fracasaron debido a la falta de legislación frente a el tema.

El predominio creciente del modelo político, económico y religioso occidental, desde los primeros siglos de la era cristiana, ha impuesto el cómputo temporal de su calendario y junto a otros orbes de orden religiosos se han opuesto a la transformación de este hacia uno que sea de mayor utilidad práctica en términos técnicos.

El calendario como institución de control a sido transformado a través del tiempo por aquellos que en detentado el poder político, y han fijado de antemano los intereses de su transformación o modificación, convirtiéndolo en una institución sumamente conservadora que se aferra a las dinámicas míticas y religiosas que aun hoy inciden en la mentalidad profunda de la humanidad y en los escenarios políticos de poder.

Para Saber Mas.

El Calendario Actual en Occidente y sus Orígenes, Carmen de Toro y LIaca, 1999. Instituto de Astronomía y Geodesia, Facultad de Ciencias Matemáticas Universidad Complutense de Madrid.

Wenceslao Segura González, 2012, La Reforma del Calendario; Las tentativas para Transformar el Calendario Gregoriano.

Felipe II y la Reforma del Calendario Juliano, Juan Carlos Galende Díaz, 1999. Universidad De Alcalá.

Historia y Religión de los Mayas, John Eric Sídney Thompson. Editorial: Siglo XXI, México 1975.

Una Breve Historia de la Humanidad, Michael Cook. Barcelona España, 2003.

https://historia-biografia.com/historia-del-calendario-gregoriano/

https://www.astromia.com/tierraluna/movluna.htm

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s