Astronomía y el hombre.

Desde hace millones de años, los hombres ya estaban familiarizados con fenómenos astronómicos tales como los cambios en el aspecto de la luna, con los cuales lograron constituir un calendario que usaban para las fiestas religiosas; y el movimiento del sol en el cielo, que usaban para medir el tiempo durante el día. Los Antiguos, por ejemplo, lograron comprender que la salida del sol respecto a las estrellas no era la misma siempre y que, además, estaba ligado al ciclo estacionario, lo que les era sumamente útil para determinar los periodos más propicios para la cosecha de diferentes semillas.

La astronomía, era usada principalmente para medir el tiempo.

celeste

Esfera Celeste. Créditos: Wikipedia.

Los astrónomos de la época se dieron cuenta de la incompatibilidad entre los intervalos de tiempo de los días, meses y años, por lo que tuvieron que precisar sus observaciones del cielo para fijar calendarios más confiables. Gracias a esto, los conocimientos que se tenían sobre el cielo, se ampliaron significativamente, llegando incluso a poder ubicarse en la esfera celeste agrupando estrellas en figuras que llamaron constelaciones.

 

Las antiguas civilizaciones no sólo lograron aprender sobre los astros y sus movimientos, sino que, basándose en esto, también buscaron explicar el origen del mundo.

 

LA ASTRONOMÍA EN MESOPOTAMIA:

Fue un lugar muy importante para el avance de la ciencia occidental debido a que era un territorio habitado por diferentes civilizaciones.
Los babilónicos, por ejemplo, eran tecnológicamente más avanzados que las demás civilizaciones.
La civilización sumeria era matemáticamente más avanzada, sus matemáticos crearon las tablas de multiplicación, raíces cuadradas, división y resuelven ecuaciones algebraicas. También lograron explicar estaciones, elaboraron mapas celestes y les dieron el nombre a muchas de las estrellas que conocemos actualmente; a estos también se les reconoce la división del día en 24 horas, la hora en 60 minutos y el minuto en 60 segundos. Para orientarse más fácilmente agrupan algunas estrellas en figuras reconocibles, de ahí aparecen las constelaciones de Leo, Taurus, Escorpio y Capricornio.

 

LA ASTRONOMÍA EN EGIPTO:

La astronomía para los egipcios era un pilar importante tanto para la religión como para la medida del tiempo. Su admiración por las cosas que observaban en el cielo los llevó a hacer algunos monumentos, como por ejemplo las pirámides de Guiza con sus caras posicionadas en los cuatro puntos cardinales con gran precisión.
Su prioridad era comprender fenómenos como la inundación del río Nilo para coordinar sus cosechas y las épocas del año en las que debían huir de la catástrofe. Comprendieron que esto ocurría más o menos el 19 de Julio, época en la que también hacía su aparición en el cielo la estrella Sirio y consiguieron crear un año solar bastante preciso, dividiéndolo en 365 días (que era el periodo de días que tardaba Sirio en hacer su primera aparición) y teniendo el ciclo de la luna que era de 30 días y 30 noches, dividieron en 12 meses cada uno con 30 días, el año, para un total de 360 días; los cinco días faltantes fueron llamados epagómenos, días en los que se celebraban a los dioses  Osiris, Seth, Isis, Neftis y Horus.

EGIPCIO.jpg

Calendario de Elefantina, calendario de festivales y donde se menciona el inicio de las inundaciones. Créditos: Nationalgeographic.

Además, nombraron los días de la semana, que coincidían con los nombres que les asignaron a los objetos más brillantes del cielo: Luna, Marte, Mercurio, Júpiter, Venus, Saturno, Sol.

 

LA ASTRONOMÍA GRIEGA:

Históricamente, la astronomía griega ha tenido dos grandes personajes:  Aristóteles y Ptolomeo.
Aristóteles (Filósofo del siglo IV a.e.c) planteó que la Tierra estaba inmóvil en el centro del mundo rodeada de esferas. Creó un sistema en el que cada planeta estaba junto a un grupo de esferas, y mezclando diferentes rotaciones le dio a cada planeta movimientos que podían explicar lo que podían observar en el cielo. También pudo determinar que la Tierra es redonda observando la sombra de ésta sobre la Luna durante un eclipse.

toloemo

Sistema Geocéntrico de Ptolomeo. Créditos: Astromía.

Claudio Ptolomeo, durante el siglo II e.c, modificó el sistema creado por Aristóteles. Este sistema decía que los planetas se movían en un círculo llamado epiciclo, y su centro se movía al mismo tiempo en un círculo más céntrico alrededor de la Tierra llamado deferente.

Por otro lado, Heráclides afirmó que la Tierra no estaba inmóvil, sino que giraba en su propio eje, esto explicaba mejor la rotación de la bóveda celeste cada 24 horas, a pesar de esto, no fue aceptada.

 

La evolución de la astronomía respecto a cada época es fascinante, la cantidad de civilizaciones que desde tiempos inimaginables intentaban entender en dónde estaban y los fenómenos que los rodeaban, tanto aquí como allá afuera, son impresionantes. Es menester conocer un poco sobre cada civilización, sobre el granito de arena que aportaron para que hoy entendamos y conozcamos, aunque de manera ínfima, el pedacito de cielo en el que estamos.

 

PARA SABER MÁS:

https://www.windows2universe.org/the_universe/uts/timeline.html&lang=sp

https://www.nationalgeographic.com.es/historia/grandes-reportajes/la-astronomia-en-egipto_7198/2

https://www.astromia.com/historia/astrobabilonia.htm

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s