GUARDERÍAS ESTELARES

Los pilares de la creación, sus inmensas columnas de polvo y gas de años luz de longitud son una pequeña parte de una inmensa guardería estelar situada a 6500 años luz de la tierra llamada la nebulosa del águila, existen todo tipo de nebulosas dispersas entre las estrellas que forman las imágenes más espectaculares vistas en nuestra galaxia.

La palabra nebulosa viene del latín nebulae y significa nube, como lo dice su nombre son nubes de gas y polvo interestelar; son el paso que existe entre la vida y la muerte en el universo raramente visibles a simple vista. Estas adoptan formas fantásticas y mitológicas como las nubes en el cielo en un día de verano, evocan imágenes que resultan conocidas, asterismos como las imágenes de flores (nebulosa roseta), insectos (nebulosa de la hormiga), rostros humanos (nebulosa cabeza de bruja), entre otros.

Los seres humanos comienzan a buscar patrones entre ellas, aunque estas aparezcan numeradas en los catálogos astronómicos como el de Messier muchas tienen nombres inspiradas en sus características morfológicas:

 -Nebulosa viuda negra, mariposa, del cangrejo, cabeza de caballo, de orión, cabeza de bruja, reloj de arena, de hélice, ojo de gato, ojo de Dios, pelícano, de norteamérica, pipa, y la apoteósica nebulosa de los pilares de la creación, etc.

La nebulosa de Orión es una de las más brillantes en el cielo nocturno y una de las pocas visibles a simple vista, en una noche clara aparece como una estrella difusa en la espada del guerrero orión, es la zona de formación de estrellas más activa de nuestra galaxia, ilumina el cielo de manera incomparable e imponente, en términos de astrofotografía es uno de los objetos del cielo profundo más satisfactorio que se pueda fotografiar con un telescopio, debido a que confluyen el arte y la ciencia.

15 años luz de ancho, una inmensa nube compuesta principalmente de hidrógeno, es el ejemplo perfecto de una región de formación estelar, es la cuna de las estrellas más masivas que nacen en la galaxia, 4 estrellas jóvenes destacan entre los miles que conforman esta nebulosa, las esquinas de un cúmulo denominado “trapecio” por su forma trapezoidal, son masivas y calientes y las responsables del luminoso espectáculo astronómico.

El trapecio en el centro de la gran nebulosa es lo que le proporciona energía, la radiación de las estrellas del trapecio esculpen el gas que la rodea y hace que brille con luz que emiten.

TIPOS DE NEBULOSAS:

Las nebulosas difusas de reflexión: están compuestas de hidrógeno, el elemento más abundante en el universo, las estrellas brillantes han alejado el gas que las rodea y es el polvo el que refleja la mayor parte de la luz de las estrellas.

Nebulosas de emisión: son visibles y emiten luz debido a la energía que reciben de las estrellas cercanas. Para emitir la luz los átomos de hidrógeno se excitan por la luz ultravioleta de las estrellas cercanas y se ioniza. Pierde su único electrón para emitir un fotón y esta genera el brillo de las nebulosas.

Nebulosas oscuras: son nubes de gas y polvo interestelares que no emiten ningún tipo de luz visible. Las estrellas que contienen son ocultas, puesto que no emiten ningún tipo de radiación, forman siluetas con las nebulosas que se encuentran detrás y con el tiempo se formaran estrellas en su interior.


La Nebulosa Cabeza de Caballo en la constelación de Orión, es una nebulosa oscura.

Nebulosas planetarias: se forman durante las etapas en que las estrellas más comunes mueren lentamente estas brillan en el espectro electromagnético y crean algunas de las formas y colores más interesantes de la galaxia. Esta radiación ultravioleta ilumina el gas que se expulsa por la radiación ionizante y forma la nebulosa; las nebulosas planetarias son remanentes de supernovas también son restos de muertes estelares, pero de estrellas masivas que terminan su vida con enormes explosiones, al hacerlo expulsan al espacio todas las capas gaseosas.

El origen mismo de las nubes de estrellas de gas y polvo de la galaxia es el fenómeno más enigmático de todos, debido a que se forman a partir de prácticamente la nada.

El espacio y su inmenso vacío contienen mucho más de lo que se ve a simple vista, el 90% de las partículas del medio interestelar son átomos de hidrógeno, el otro 10% son partículas de helio que contienen rastros de otros elementos y diminutas motas de polvo, las zonas oscuras de gas y polvo nos muestran donde se está acomodando el medio interestelar para formar nebulosas en su forma más primigenia. 


La Nebulosa de la Hélice, o NGC 7293 visto por el telescopio espacial Spitzer.

LOS PILARES DE LA CREACIÓN

Forman parte de la Nebulosa del Águila, se encuentran a 7.500 años-luz de casa, en las profundidades de nuestra galaxia, una colosal nube brillante adornada por grandes torres de polvo, una estructura cósmica denominada como: los pilares de la creación.


Los ‘pilares de la creación’ (Messier 16). NASA/ESA/STScl/AURA

Es una salida a la galaxia distante, sistemas estelares embriónicos cada uno con el tamaño de nuestro sistema solar, es una guardería de estrellas, las columnas negras son acumulaciones de gas y materiales que debido a la gravedad se condensan y forman nuevas estrellas, cuando estas son recién formadas son expulsadas y pasan a formar parte de la población estelar convirtiéndose así en los lugares más excepcionales para la creación de nuevos astros.


Créditos & CopyrightT. A. Rector & B. A. Wolpa, NOAOAURA

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s